Perro grande, fiel, sereno y sano. Lo aguanta todo, incluso cuando le quitan de la boca su trozo de madera, en ese momento te mira como diciendo: ¿qué ha pasado?, es incapaz de hacer daño, en manada se lo pasa muy bien y junto con su hermana Bruma forman un equipo de ataque genial.

Parece que se organicen: tu vas por allí y cuando esté distraído yo le mordisqueo la patita y le quito la madera.

Tanque es bonachón, se lo pasa en grande tumbado en su cama, junto a Bruma, todo junto a ella. La cuida, la protege, le da calor, en fin algo maravilloso.

Es muy bonito cuando se crean estas uniones entre perros en lo que prevalece es la armonía, y es más bonito todavía cuando ves que forman un equipo genial entre ellos. Tanque da mucha paz, si yo fuera Bruma, tampoco me querría separar mucho de él.

Alicia Genovart Martinez